miércoles, 17 de abril de 2013

Lobezno



 En cada palpitar te conozco lobezno,
en cada surco de tus fauces sediento,
en la soledad parsimoniosa de tus pasos
cruje el camino, cruje el sendero.

Aquel follaje que susurra con el viento
Te contempla pasivo, con sereno esmero
En tu entrada triufante en sus terrenos
Carente de humildad, arrogante y filatero

Lobezno, lobezno mirad hacia el cielo
Mirad lo grandioso sentíos pequeño.
Mirad hacia el suelo sentíos inmenso
Cerrad vuestros ojos sentid vuestro cuerpo.

En cada sentir aprenderéis algo nuevo
Caed, Volad, Soñad, Llorad
Mi lobezno
Que en ti vivo y en mi vivimos

1 comentario:

Maximiliano Lizana dijo...

Impactante y muy profundo :)