jueves, 3 de septiembre de 2009

Fin


Hoy te abracé sin rencor,
hoy boté un desperdicio
de sentimientos que me agobiaban,
hoy te volví a querer.

Ya no como aquel hombre
que robó mi sueño,
que besó mis labios,
con pasión y amor intenso.

Si no como un hombre
ser humano existente,
maravillosa creación de Dios,
que marcha en el rumbo
por su creador establecido.

Te amé, como a nadie
mas ya no soy yo quien lo hace,
hoy te querré, por que he escogido quererte,
sin esperar nada, sin buscarte, ni mirarte.

Simplemente por ser herramienta
de Dios, que abrió mis ojos
para ser mejor en el camino,
para crecer y vivir
en un sendero bendecido.

Camila Galdames S.

3 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Te percibo prolífica e intensa para escribir.
Persevera. Persevera. Persevera.

Saludos...

Rodrigo Monroy dijo...

hermoso... hace recordar y meditar sobre el pasado cercano...

Maximliano dijo...

Uno puede escoger odiar una cicatriz en su piel, o recordar con belleza las proezas logradas mediante ella. Hermoso Cami.