jueves, 12 de febrero de 2009

Renacer


Reflejo de mí que has cambiado,

te observo en el mismo espejo,

y veo relucir mis cabellos, más ondulados,

más desordenados, mi estómago apretado,

mis ojos endulzados, mi sonrisa destacada,

me rebota en la mirada y se vuelve llamarada

que seduciendo mi ego, alimenta sentimientos

que invaden en mi alma.


Se abren las puertas de los caminos,

aparecen los amigos, la familia se vuelve maravilla,

los pájaros cantan más agudo, junto a la luz de amanecida,

mientras mis oídos atentos, comprenden su maravilla

en la más fascinante y leve melodía.


Dulce es mi mirada, que recibe la acogida

de los que me rodean durante la noche y el día,

alegre es mi hablar y mi forma de tratar,

irradio encanto en mi entorno cercano,

y mis amigos, que presenciando este cambio imprevisto,

me acompañan alegres como hermanos enlazados,

disfrutando de esta niña regalona, aparecida,

que recibe sus abrazos con afecto y sin medidas.


Amiga de mis niños y de mis lindas amigas niñas,

regaloneo por doquier a los que en tiempo no veía,

entregando ese amor que resbala por mis mejillas,

gozoso de ser otorgado a quienes más lo merecían.


Camila Galdames Salazar

3 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Interesante poética. Sigue perseverando en pos de las palabras. Nos leemos.

Saludos...

Angelorum dijo...

Interesante ah?

Lo que más me place al leer un poema es ser capaz de leer entre lineas.

Me alegro de que te mires al espejo y la imgen te devuelva un rostro alegre.
Y de que gastes tu tiempo con amigos, familia y personas que te aprecian. Como dices al final, "gozoso de ser otorgado a quienes más lo merecían". Es sabio hacer eso, entregar a quienes en verdad lo merezcan, no a aquellos que no valoran las cosas ;)

La reina de las huevonas chilenas dijo...

Eres talentosa Camy, realmente te luciste en Tomé City...
Nos vemos tallereando


Saludos

Carla P.